martes, 8 de enero de 2008

2.2 Almacenamiento y tratamiento de imágenes (fotografía)

Son múltiples los lugares de Internet en los que podemos recurrir a distintos recursos referidos a la imagen. Para no perdernos demasiado, nos centraremos en los más conocidos: Flickr y Picasa. En ambos casos, se trata de sitios web en los que podemos buscar imágenes o almacenar online las nuestras propias.

2.2.1. Breve paseo por Flickr

Ejemplo de búsqueda en Flickr sobre determinado tema. Imaginemos que estamos explicando a los alumnos/as el tema del Universo y, más concretamente, los eclipses. Recurriendo a la página de Flickr (http://flickr.com), encontramos una pantalla similar a ésta:


Ahora tecleamos en el cuadro BUSCAR la palabra "eclipse". Encontramos un sinfín de fotos relacionadas con dicho tema. Por último, pinchamos en Ver como presentación y se nos muestra algo parecido a lo siguiente:

Pincha aquí para verlo

Prueba ahora tú libremente. Sube a la palabra Flickr (coloreada en
verde), pincha sobre ella e inicia una búsqueda sobre el tema que desees (una ciudad, animal, objeto concreto ...).

En Flickr, además, puedes almacenar tus fotos de modo que no necesites "llevarlas encima" en una tarjeta de memoria, CD o cargando con tu ordenador. Para estas opciones de almacenamiento online de tus fotos necesitas registrarte como usuario de Flickr, requerimiento muy sencillo de realizar. No vamos a registrarnos en este sitio web puesto que lo vamos a hacer en Picasa. De todos modos, era interesante que lo conocierais pues es un lugar del que oiréis un sinfín de veces.

2.2.2 Almacenamiento de imágenes en Picasa

¿Quieres no tener que depender de llevar tus fotos encima para poder mostrarlas a los demás o recurrir a ellas para incluirlas en tu blog? Has llegado a uno de los sitios más adecuados: Picasa. Éste es uno de los servicios que nos ofrece, entre otros que utilizaremos, la "cuenta Google". Lo primero que vamos a hacer es crear (si no disponemos de ella) una cuenta correo de gmail.

Para poder utilizar el servicio de Picasa necesitas previamente registrarte. Es recomendable utilizar siempre una única clave en los distintos servicios que utilicemos para facilitar los accesos.

Tecleamos en el navegador:


http://picasaweb.google.es

Y veremos una pantalla similar a la siguiente:


Si ya estamos inscritos previamente, tenemos que completar las dos casillas de la derecha que nos piden el correo electrónico y la contraseña. Si lo que queremos es darnos de alta, pinchamos sobre la palabra inscríbete (abajo a la izquierda). Accedemos a una nueva ventana:


Rellenamos el formulario y ya estamos dados de alta en el servicio Picasa.

Accedemos ahora a nuestra cuenta de Picasa introduciendo el correo electrónico y la contraseña. Si ya hemos subido fotos a Picasa, nos mostrará los álbumes que tenemos alm
acenados. Por ejemplo:


Seleccionamos subir imágenes y podemos almacenar en Picasa nuevos archivos en un álbum que tengamos creado. Dicho álbum lo podremos hacer público (cualquiera puede verlo) o privado (sólo accederán a él las personas que nosotros deseemos). La pantalla que nos va pidiendo los archivos a subir es similar a la ésta:


Una vez subidas las imágenes, podemos acceder a ellas por una dirección (URL) que se les asigna a cada una de ellas. Ésto nos permitirá dirigirnos a ellas cuando deseemos incluirlas en un artículo de nuestro blog. Además, podemos compartir nuestros archivos con los demás internautas: tenemos una galería pública que son los álbumes que permitimos que puedan ver los demás. La dirección de nuestra galería pública es, en principio, la siguiente:

http://picasaweb.google.com/***nombre de usuario***

Ejemplo práctico:

http://picasaweb.google.com/gregoriotoribio


Y, más concretamente, la dirección de un álbum:

http://picasaweb.google.com/gregoriotoribio/PresentaciNBlogAbrucena


Picasa nos ofrece otras opciones las cuales puedes ir descubriendo poco a poco: descargar en tu ordenador el programa Picasa (retoque de imágenes), compartir archivos con amistades, recibir avisos cuando alguien que tú seleccionas sube nuevas imágenes a Picasa....

2.2.3. Tratamiento de imágenes con Picnik

Cuando tomamos fotografías con nuestra cámara, las imágenes obtenidas se almacenan en una tarjeta en forma de archivo (normalmente tipo JPG). Dicho archivo suele ser de unas dimensiones muy grandes (varios Mega-bytes). Esto es un inconveniente a la hora de ser utilizado por un blog, puesto que la resolución necesaria es mucho menor y se tardará en cargar bastante tiempo dicho archivo. Una herramienta gratuita que nos ofrece Internet es la web de Picnik. En ella, podemos hacer bastantes retoques de nuestras fotos. Para entrar en Picknik tenemos que teclear en la barra del navegador:

http://picnik.com

Tras entrar en la primera página, pulsamos en el rectángulo ¡Comienza ahora! y
entramos en la página principal:


Para utilizar Picnik no es obligatorio registrarse pero hay ciertas ventajas haciéndolo. Así pues, pincha en ¡Regístrate! Con tan sólo tres datos (nombre de usuario, contraseña y correo electrónico), ya estás registrado.

Puedes iniciarte en Picnik jugando con una de las cuatro fotos de prueba . Una vez que ya conozcas el sistema, lo podrás hacer con tus propias fotos.

A continuación vamos a hacer un análisis detallado de los distintos menús que nos ofrece Picnik Seleccionando la pestaña “Fotos” entramos en la siguiente pantalla:


Llegados a este punto podemos introducir una foto para hacer los retoques que consideremos necesarios. Si la foto o imagen la tenemos almacenada en el ordenador, tarjeta de almacenamiento, CD o DVD, haremos clic en el rectángulo “Obtener foto”. Si, por el contrario, la foto la hemos subido previamente a un lugar Web de Internet de almacenamiento de fotos, seleccionaremos en la parte inferior el lugar donde esté almacenada.

Una vez obtenida la foto o imagen, vamos a realizar algunas mejoras. Seleccionamos ahora la pestaña “Editar”, y nos encontramos ahora ante las siguientes opciones:


En los distintos rectángulos, bajo las pestañas, se encuentran las variadas opciones de trabajo sobre la imagen. Si queremos saber qué es cada una de ellas, basta con dejar el puntero del ratón unos segundos sobre dicho rectángulo y nos mostrarán una breve explicación:

- Corregir automáticamente: a la imagen se le da una nitidez, colorido, contraste, etc. ideales. Normalmente seleccionaremos esta opción, salvo que queramos realizar una manipulación concreta de la imagen.

- Rotar: nos permite hacer un giro de la imagen de 90º a la izquierda o derecha, horizontal o verticalmente. Ademas podemos enderezar la foto, basándonos en una barra deslizante o trazando una línea con el ratón.

- Recortar: con un rectángulo en el que se marcan los cuatro vértices, podemos seleccionar el área de la imagen que consideramos que será nuestro proyecto final. Podemos así eliminar algún trozo que sea innecesario (por ejemplo una farola, demasiado cielo o suelo, etc.). Hay un menú desplegable con el que podemos escoger tamaños prediseñados.

- Cambiar tamaño: función muy importante. La mayoría de las fotos que tomamos con nuestra cámara tienen un tamaño demasiado grande. Esto supone una pérdida innecesaria de memoria que se traduce en tardar mucho tiempo en cargar un blog que contenga dicha imagen. Tras el uso continuado de esta función iréis adaptando el tamaño adecuadamente a lo que consideréis necesario en vuestro blog (normalmente un tamaño entre 50Kb y 100Kb es más que suficiente para que la resolución de la foto sea bastante buena).

- Exposición: podemos rectificar los valores de exposición de la imagen y el contraste con unos sencillos controles deslizantes. Se incluye un botón de "Opciones avanzadas" con el que podemos realzar Áreas Resaltadas y Áreas de Sombra.

- Colores: resaltamos los colores o dejamos en blanco y negro con la barra de "Saturación" y damos una tonalidad más fría o caliente, según nuestro gusto con la barra "Temperatura".

- Enfocar: permite realzar el enfoque de la imagen.

- Ojos rojos: una función bastante interesante que nos permite corregir los temidos ojos rojos que a veces se obtienen en las imágenes como resultado del reflejo del flash.

No temamos por “meter la pata” en nuestro trabajo. Si alguna de las modificaciones que hemos realizado no nos resulta de nuestro interés, podemos deshacer dicho cambio para que vuelva al estado anterior.

Nuestra foto ya está casi lista para ser subida a un lugar de almacenamiento o publicada en nuestro blog. Pero aún podemos realzar el resultado de nuestra foto, dándole un toque “semiprofesional”. Seleccionamos para ello la pestaña “Crear” y nos adentramos en:


Podemos dar distintos retoques de distinción a nuestra foto. Entre los efectos podemos aplicar Nieve, Blanco y negro, Sepia, Refuerzo, Suavizar, Viñeta, Mate, Invertir, Garabatear….

Además, podemos incluir Texto, Formas prediseñadas y poner Marcos rectangulares o redondeados. Estas distintas funciones de mejora de la imagen se seleccionan en una de las cinco pestañas de segundo orden.

¿Estamos ya conformes con el aspecto final de nuestra imagen? Es el momento de almacenarla. Para ello marcamos la pestaña “Guardar” y veremos esta imagen:


Si optamos por guardar la imagen en la computadora o soporte físico (tarjeta, CD …), daremos un nombre al archivo, normalmente diferente al original por si deseáramos volver a la versión anterior de la imagen. Cuando hagamos clic sobre el rectángulo “Guardar foto” nos pedirá la ubicación (carpeta) donde guardarla. Muy importante: No olvidemos añadir al final del nombre del archivo la extensión JPG.

Podemos enviar la nueva foto por correo, imprimirla o subirla directamente a Flickr o Picasa, entre otros. Son las diferentes opciones que se nos muestran en las pestañas de segundo orden.


2.2.4. Aplicaciones didácticas del almacenamiento y tratamiento de imágenes

Por aquello de que, una imagen vale más que mil palabras, el uso de imágenes nos puede reportar bastantes utilidades a nivel educativo. Indico algunas posibilidades:

- Mostrar imágenes de personajes famosos, monumentos, edificios, etc, facilita en nuestro alumnado la adquisición de contenidos.
- Incluir imágenes en nuestro blog de aula le da un atractivo mucho mayor e inclina a la lectura del artículo correspondiente.
- Crear secuencias de imágenes para mostrar un proceso (antes, durante y después) les facilita la comprensión de sucesos o la abstracción de lo que ocurrirá al final.
- Con imágenes podemos mostrar actividades que realizan (cómics, murales, manualidades), etc, motivándo al alumnado a continuar con sus tareas escolares.
- Almacenando un grupo de imágenes podemos crear los "slides" o presentaciones, con las consecuencias didácticas que los propios generan.
- Con alumnado de mayor edad podemos trabajar el tratamiento y almacenamiento de imágenes no sólo como un medio sino como un fin educativo.